NOS MUDAMOS

Nuestro blog se encuentra aquí:

http://sinnoticiasdenosotros.blogspot.com

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¿Nos comunicamos?

La comunicación dialógica, se basa en la idea de que las personas que participan en ella son tanto emisor/a como receptores/as. Este tipo de comunicación en sí ya es un nuevo modelo de comunicación pues, habitualmente, en los ámbitos educativos y social,  predomina la información, por desagracia entendida conceptualmente como comunicación. Un nuevo modelo de comunicación dialógica abre las puertas al razonamiento, al pensamiento crítico y a la abstracción, por contra, la información, muy a menudo basada en el “bombardeo” de ideas, conceptos, noticias, etc, genera la aceptación o, en el mejor de los casos, la “aceptación inconforme” que vendría a ser un “no estoy de acuerdo, pero en fin, soy el receptor…¿Qué voy a decir?”

El 15M nos ha recordado que existen otros tipos de comunicación en los que tod@s podemos ser partícipes al mismo nivel. El modelo de toma de decisiones mediante asamblea no ha sido inventado por el 15M, y actualmente algunos colectivos vienen utilizándola como medio para llegar al consenso. Teóricamente vendría a ser una comunicación dialogante ya que mediante el turno de palabra o la comunicación no verbal (gestos de los participantes indicando su opinión al respecto del discurso de su compañero), pero, en mi opinión, nos queda mucho trabajo como personas, educadores y sociedad para poder mantener una comunicación dialogante (más aún entre multitud de personas, caso 15M) que haga honor a su nombre. Para ello es necesario ensalzar el concepto de colectividad hasta el punto de la individualidad, practicar y enseñar a nuestros pequeños a hacer uso de ella en las escuelas, empezando por sus maestros.
¿Qué opináis? ¿Cómo es la comunicación en nuestras escuelas? ¿Creéis, que nos queda mucho trabajo para poder llegar a una comunicación dialogante?
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¿El profesional educador está preparado?

Respecto a si los profesor@s y educador@s están preparados para formar parte del proceso de comunicación en las aulas, como medio de aprendizaje, creo que no. Quizás uno de nuestros problemas empieza en la formación de estos profesionales, donde los profesores de futuros profesores tampoco están preparados para su cometido.

El sistema educativo, tal como está montado, en todos sus aspectos, tampoco parece invitar a otra cosa que no sea la transmisión de conocimientos en dirección unidireccional, aunque en principio cada profesional, dentro de su aula, tiene el derecho a optar a otras formas de comunicación con los alumnos.
Quizás es la unión de estos dos aspectos: La formación de profesionales (en su sistema y profesorado) y el sistema educativo por su inflexibilidad en según que áreas, las que promueven que no se genere el cambio.
Yo por mi parte le doy mucha más importancia a la responsabilidad de los formadores de profesionales y  al proceso educativo que una persona ha de asumir para llegar a ser profes@r -educad@r. Quizás, el hecho de dar por sentado que el Master de 1 año, o antiguamente el CAP, como formación pedagógica son suficientes para que una persona, que viene de cualquier otra rama, pueda llevar a cabo una educación de calidad es la base del problema.
¿Cuánta gente acaba siendo maestro por acceder de forma “sencilla” al funcionariado? ¿Por qué yo como Educadora social no podré ser arquitecta con sólo un año más de preparación?
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¿Libertad en las aulas?

Existen paradigmas educativos alternativos al tradicional que se basan en la libertad del alumn@ a la hora de generar conocimiento mediante el aprendizaje. Habitualmente estos paradigmas utilizan la metodología del “proyecto” mediante la cual se trabaja el desarrollo integral de la persona, ya que facilitan el desarrollo de múltiples competencias en base a un objetivo común. La escuela activa o nueva es una de ellas.

Quizás sea importante reconocer que la libertad es una competencia más, es una capacidad que puede ser fomentada o no para su desarrollo, lo que podría indicar que “el libertinaje” es solo una muestra-efecto de la incapacidad para ser libre. Esto me parece normal que suceda cuando en una escuela, en la que ni siquiera existe la comunicación, las relaciones son totalmente jerarquizadas y se desarrolla un paradigma tradicional, se intenta dar “libertad” sin antes haber trabajado esta competencia. La libertad conlleva mucha responsabilidad, autonomía, pensamiento crítico, solidaridad y respeto por ella misma.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La sociedad de Espectadores

Hoy escribo esta entrada que va más allá de la propia abstracción, hoy cuenta con la voz de una experiencia y una sensación de frustración y desasosiego. Hoy quiero hablar de un tema que da para más de una entrada pero que espero que las próximas no cuenten de fundamentos basados en nuestra propia vivencia a nivel personal y local. Hoy hablo de LA SOCIEDAD DE ESPECTADORES.

Ayer caminaba por mi barrio, paseaba por una de las grandes avenidas que le rodean, estas de 6 carriles y dos grandes aceras llenas de comercios y gente paseando.

Con la llegada de la Navidad las calles ya han sido adornadas con luces y con megáfonos que hacen sonar villancicos y demás canciones típicas de esta época del año.

En mi camino pude escuchar a lo lejos como una pareja discutía y conforme me fui acercando vi que ella lloraba mientras el la asediaba a gritos y su hijo de unos 3 años miraba. Por lo que pude escuchar, parecía que él estaba convencido de que ella le había sido infiel y que sus suposiciones se basaban en unas llamadas extrañas que había recibido ella en su móvil. Él la estaba animando a llamar delante suyo a ese número de teléfono extraño poniendo el manos libres para poder escuchar la voz del supuesto amante de su mujer pero ella se negaba. Seguí caminando, pensé “No es cosa mía”. Pero cuando ya estaba diez metros más cerca de mi destino pude escuchar un golpe muy fuerte y gritos, así que me di la vuelta y allí estaban. Él había puesto a su mujer contra la pared y, mientras su hijo sentado en el carrito miraba, le pegaba patadas al estomago y puñetazos en la espalda. Durante no sé cuantos segundos, ya que cuando participas en sucesos difíciles de asimilar parece que el tiempo pasa mucho más despacio, como para darte tiempo a actuar, observé la situación: Un hombre pega a una mujer, delante de su hijo, mientras más de seis personas estamos mirando…una patada, dos patadas, tres patadas…”No puedo más!!!” Me lancé corriendo hacia ellos, después de sopesar el hecho de que nadie parecía decidido a hacer nada, me metí en medio, la mujer se puso tras de mi, él me empujó y seguidamente me levantó la mano…En este momento el tiempo no podía ir más lento, me dio tiempo a pensar muchísimas cosas: “Si me pega a mi también ¿Vendrá alguien a ayudar? Me va a pegar una paliza. Sentí un miedo terrible pero a la vez, gracias a la adrenalina, era firme, dura. Pude ver como en la cara de él se vieron reflejados sus sentimientos y pensamientos: Primero odio, después frustración, reflexión, asunción, auto represión de su rabia…todo hasta bajar la mano con la cual me amenazaba, lo cual dio paso a un discurso de desfogue en el que relataba, entre lloros, babas, energía corporal reprimida y frases inconexas, aquello que su mujer, supuestamente le había hecho, a la vez que la insultaba mientras ella cogía el carrito y a su hijo, marchaba corriendo y yo le sujetaba a él para que no se fuera detrás.

Nadie hizo nada, nadie. No entraré a debatir si ella también lo había hecho mal o no, sólo diré que nadie tiene el derecho de pegar a nadie, igual que nadie tiene el derecho de engañar y hacer sufrir a nadie, y evitarlo es tarea de todas y todos. Lo único que se les ocurrió fue llamar a la policía, que llegó más tarde y, no es por nada, hizo una actuación de lo más vergonzosa. Pero antes de esto, mientras me encontraba sujetándole e intentándole calmar, recibiendo en la cara su saliva nerviosa, mientras su mujer huía corriendo y empujando el carrito, seguía viendo a nuestros espectadores, un gran grupo de gente que miraba desde la distancia hacía rato y que no habían hecho nada, no hacían nada y no pensaban hacer nada, sólo mirar. Mirar, como el niño de 3 años miraba a su padre pegar a su madre y como miraba que nadie hacia nada para pararlo. La verdad es que recuerdo la cara del niño perfectamente, no lloraba, no gritaba, no se movía, sólo miraba con los ojos muy abiertos aquella escena de violencia “Cualquiera dice algo ¿no?”

Sociedad de espectadores, sólo observamos, miramos, criticamos, alabamos, deseamos, odiamos, miramos…pero no somos responsables de nada, nada es problema nuestro. Nos llenamos la boca hablando de lo que debería ser el mundo pero luego no salimos de nuestra cajita de metacrilato en la que nada nos salpica, no salimos de nuestra pecera, en la que sólo caben nuestros 4 peces más allegados. A veces, muchos y muchas nos preguntamos: ¿Cómo puede ser que dejemos que ocurran tantas injusticias en el Mundo? ¿Cómo puede ser que no luchemos por conseguir la Paz? ¿La justicia? ¿Erradicar el hambre? ¿La esclavitud?…¿Cómo? Pues porque no lo sentimos como nuestro problema, no es nuestra responsabilidad…y porque si somos capaces de ver como un hombre pega a su mujer mientras ella llora y su hijo mira, a menos de diez metros de nosotros, y no sentir la más mínima responsabilidad, empatía ni necesidad de colaborar cuando tienes delante la posibilidad de actuar y ver los resultados inmediatamente ¿Cómo nos vamos a responsabilizar de aquellas cosas que nos quedan tan lejos y que suponen un trabajo a largo plazo?

Está claro que actuar en casos así es un peligro, mucho más que decidir unirse en sociedad en contra de las injusticias que rodean el mundo, pero si todos los que estaban allí hubieran hecho algo a la vez para detenerle no habría existido la posibilidad de que nadie saliera herido, sin embargo si dejamos que una persona sola se enfrente al problema todo depende del agresor, él decide.

Sociedad del espectador: Si esto lo extrapolamos a cuestiones más globales ya veis lo que ocurre: Los agresores mandan.


Publicado en Comunidad | Deja un comentario

Televisión, internet, videojuegos e infancia

Es necesaria una FORMACIÓN AUDIOVISUAL como mínimo en las aulas: una TELEALFABETIZACIÓN.

Nadie puede negar que las TIC y los medios audiovisuales han acampado en nuestras vidas permanentemente, en cambio constante y ofreciendonos aquello que parece que necesitamos: Entretenimiento.

Por otra parte también podríamos decir que como un producto más se han apuntado a nuestro sistema capitalista en el aspecto del “todo vale” mientras venda, “libertad de mercado” en el que más bien “todo el que pueda” hará lo que quiera.

Esta claro que existen unos límites, digamos unos mínimos muy mínimos que se han de respetar, aunque, mientras no se traspasen explicitamente, estos productos (programas tv, páginas web…) serán publicados sin mayor problemas. Por ejemplo, no duraría mucho en Tv un programa que explicitamente mostrara un discurso machista radical de continuo, eso si, sin embargo contamos con cantidad de anuncios o programas de la TV que en sus discursos llevan implícitos este mensaje.

No me parece una buena postura aquella que le quita valor o poder a la efectividad educativa de estos medios. Sólo centrandonos en el aprendizaje por imitación podemos ver la cantidad de modelos a seguir que se muestran en estos recursos y la calidad de los mismos. Es cierto que los padres son los primeros que deberiamos de educar a nuestros hijos ayudandonos de un buen uso de la TV , internet o los juegos participando con ellos en estas actividades, normalmente pasivas, dandoles un enfoque activo. Pero considero que todos/as tenemos la responsabilidad de apoyar iniciativas que respeten los horarios infantiles, que creen recursos para evitar cierta información al alcance de los más pequeños y que obliguen a las creadores de estos productos a adjuntar toda la información necesaria que permita valorar los mismos de una manera crítica. Los padres somos los guías pero también necesitamos unas directrices.

Aunque hasta ahora sólo he hecho referencia  a los menores creo necesario evaluar el poder que estos medios también ejercen sobre los adultos. Me atrevería a decir que hasta la persona más ampliamente formada y con mayor espíritu crítico del planeta puede ser inconscientemente convencida de cantidad de valores y supuestas realidades sin mayor dificultad.

Por todo esto, ya que no parece que se vaya a controlar la calidad de estos productos, considero totalmente necesaria una formación audiovisual que nos enseñe cual es el lenguaje de estos medios, su historia, su valor, la razón de su existencia y así, mediante estos conocimientos, poder ser críticos con aquello que vemos, oimos y sentimos. Necesitamos saber las reglas del juego para poder ganar. ¿Cómo se juega a ver la Tele?

¿Os habeís fijado alguna vez en cualquier anuncio de productos de limpieza? Os invito a que estudieis su argumento, sus protagonistas, el mensaje de fondo. Pensemos por ejemplo en el típico de Mister Proper (ahora llamado Don Limpio) ¿Quíen es la encargada de la limpieza en casa? ¿Quién es la que no acaba de hacerlo del todo bien? y…¿Quién es el que muestra la solución? En este anuncio la limpieza queda remitida a la mujer y la solución para tener una casa limpia se la da un hombre, eso si, calvo.

Formarnos para analizar la información que nos llega es totalmente necesario para evitar el control, el moldeado y la deshumanización de las personas. Se han de introducir estos recursos en la Educación, un vídeo motiva más que una pizarra y un video juego mucho más que repetir cien veces un dictado. La escuela necesita renovarse, ha de cubrir las necesidades del ahora y lo ha de hacer mediante medios que mantengan la motivación de todos/as.

Os dejo aquí una pequeña hitoria:

Trocitos de mi vida con 6 años.

Son las 5 y media! Porr fin! Ya soy libre! Oigo gritos, parece que están pegando a alguien. Ay! Es una chica! Que guapa…¿Por qué le pega? Hay un hombre que le está quitando la ropa, como Papá a Mamá, pero Mamá no chilla tanto. No puedo hacer nada, me he quedado quieto y no me muevo del sitio, llevan mucho rato así y la chica llora mucho pero el parece divertirse, siento que estoy haciendo algo malo, es raro, no me gusta pero siento un cosquilleo, tengo miedo de que me vean así…No sé! Intento pasar rápido…Ay! Mira! Esa señora siempre anda chillando por ahí, jajajaja, la gente se mete con ella, dicen que está loca y que hace “guarradas” por dinero, se pasan horas insultandose cada día, a mi me hace gracia porque muchas veces enseña las tetas, las tiene muy grandes! Como una vaca! jajajjaa…Ya se van…Escucho a un señor que habla de un niño que se ha perdido, dicen que se ha muerto…este señor siempre habla de cosas aburridas…paso rápido y me voy. Ostras! Están disparando! Menos mal que a mi no me ven! Hay gente muy mala, pero las pistolas están ayudando a los buenos a ganar! Menos mal! Buala!! Han partido en trocitos a ese tio!! Joder! jajajjajajajajjajajaajajajajajajjajajajajajajajajajajajajajaajja

-Cariñoooooooooo!!!! Pablooooooo!!! A cenar!!! Apaga la Tele!!!!

Publicado en Educación | 2 comentarios

Los niños de nadie

Hoy escribo esta entrada sobre un tema en el que me siento muy implicada. Quiero hablar de “Los niños de nadie” los cuales, por una razón o por otra, han pasado a manos del Estado, del centro o familia de acogida y de su familia biológica.

Cuando por muchas posibles razones se estima que una familia no puede hacerse cargo de un hijo/a, por norma general, en España estos niños pasan a estar bajo la tutela del Estado, pudiendo ser acogido en un centro profesionalizado o en una familia.

Existen dos tipos de recursos que utiliza el sistema de protección social a la infancia: la adopción y la acogida. Para los que no lo sabéis, la adopción, cuando es ratificada por el juez, es una medida permanente que rompe el vínculo del niño con su pasado. En cambio la acogida es una medida limitada en el tiempo. Es decir, las personas que acogen a un niño serán responsables de él durante un período que variará en función de las características del niño acogido y de las circunstancias puntuales de su propia familia. En principio, la finalidad de ambos es proporcionar a todos los niños que estén en situación de desamparo un contexto seguro, permanente y estable en una familia de forma temporal o definitiva, cuando la suya propia, de forma temporal o definitiva, no puede hacerse cargo de ellos adecuadamente.

En España hay más niños en situación de acogida que en adopción dado que nuestras leyes dan prioridad al cuidado del niño por parte de su familia biológica.

Esta opción trata de que los niños sean atendidos por una familia que sustituye temporalmente a la suya. Sin embargo, las Administraciones no encuentran suficientes familias dispuestas a aceptar estas condiciones, más abajo entenderemos por qué. Como consecuencia, estos niños son amparados por las instituciones públicas, en sus centros de acogida o centros residenciales.

Una vez dicho esto ¿Debe ser siempre prioritario que la niña o niño sea cuidado por su familia biológica? ¿Dónde empiezan los derechos del niño y dónde acaban los de su familia biológica?

Es obvio que hay situaciones y situaciones, incluso que hay algunas en las que la intromisión del Estado puede ser exagerada y evaluar el bienestar del niño valorando los recursos económicos de una manera tan formal y burocrática que deje de lado a familias que viven, de alguna manera, al margen del sistema, sin que en realidad eso deba significar el malestar de sus hijos.

Pero yo quiero hablar hoy de estos niños que han sido maltratados, abandonados en centros, recuperados y de nuevo abandonados, dejados en manos de familiares que no los quieren mientras sus padres cumplen condenas y que de cualquiera de estas maneras, o de otras de esta misma índole, han acabado por estar en manos del Estado, sus respectivos jueces, profesionales, del director/a de un centro de acogida y/o de una familia de acogida que ha arriesgado su bienestar y su felicidad por darle una oportunidad a un niño/a del que nunca tendrán el pleno derecho ni el poder de decisión sobre su futuro, del que a lo mejor algún día se tendrán que despedir en su contra y sin saber si realmente eso será lo mejor para ellos, ya que la familia biológica tiene la última palabra.

Porque ¿Por qué aún en casos de negligencia o abandono sigue primando la decisión de la familia biológica? ¿Por qué si hay una familia dispuesta a darle todo lo que necesita es necesario que la familia biológica, aún siendo irresponsable, sea la que tiene la última palabra? ¿De verdad podemos reducir casi todos los casos a una única base: la familia biológica decide?

Ser familia biológica se es simplemente habiendo mantenido relaciones sexuales sin protección, después si eres buena familia o no es otro tema.

Pero entonces… ¿Los niños qué? ¿Ellos qué? Durante su corta vida han de vivir el abandono, el maltrato…y cuando encuentran una familia que les quiere… ¿Tienen que convivir siempre con la idea de que su “verdadera” familia, aquellos a los que ve una vez al mes y que muchas veces ni siquiera le ponen buenas caras, algún día se lo pueden volver a llevar, arrancándole de cuajo de su familia de acogida que tanto le ha querido y cuidado?

Lo que más hipócrita me parece es que, a veces, es desde Menores que dicen a los padres de acogida que han de informar, cada vez con mayor claridad, a sus hijos acogidos al respecto de la verdad. Han de decirles que la mamá no es su mamá, que el papá no es su papá….y que se deben sentir orgullosos de tener dos familias, que tienen que ver la suerte que tienen al lado de la de otros niños, cosa que para un niño/a de 5 años ya veo bastante complicado de entender…pero no se les puede ocurrir decirles jamás que sus padres biológicos lo abandonaban una y otra vez, que no le querían…

! No quiero decir que eso se les haya de decir! Ni mucho menos! Pero quiero decir: Eso es la verdad y se ha de esconder, pero sin embargo, pese a esa verdad que sólo puede hacer daño sigue siendo la familia biológica la que tiene la última palabra. Sí, esos que hicieron esas cosas tan horribles que ni su hijo las debe saber porque le haría mucho daño son los que deciden sobre el/ella.

Como decía, este es un tema que me afecta directamente por diversas razones, que me preocupa y por el que he tenido diferentes vivencias en las que he podido ver como los niños han de pagar por lo que han hecho sus padres, por las decisiones irresponsables de sus padres y en las que estos padres han tenido derecho a hacérselo pagar.

Me parece increíble, no puedo entender por que prima el derecho de aquellos que ya son adultos por encima del de los niños, ellos que no han decidido nada, no han elegido nada, sólo la vida les ha puesto en esa situación, y sus lazos familiares pueden mantenerles hasta los 18 años en “standby” esperando el momento en que su familia se decida por responsabilizarse de ellos o seguir ahorcándole con sus lazos familiares.

Continuará…

Publicado en Comunidad | 2 comentarios